El libro del edificio

El Libro del Edificio es el instrumento de información de la vida útil del edificio.

Hasta la entrada en vigor del decreto 67/2015 sólo debían disponer de éste los edificios de obra nueva o gran rehabilitación finalizados a partir del año 1993, pero, a partir de este decreto, la obligación se ha hecho extensiva a los edificios existentes.

El libro del edificio está formado por el conjunto de documentos que acrediten el estado de conservación, y contiene las instrucciones o recomendaciones de uso y mantenimiento que permitirán alargar su vida útil y evitar su degradación. Inicialmente debe estar formado, como mínimo, por:

  • El ITE, con las recomendaciones de mejora que lo acompañan
  • El Certificado de Aptitud (o documento acreditativo de entrega del ITE a la administración)
  • En su caso, también el «Comunicado de situaciones de riesgo» y el «Comunicado de situaciones anómalas de vivienda»

La obligatoriedad de formalizar el libro del edificio corresponde a la propiedad y se constituye a partir de la fecha de recepción del ITE.

El libro del edificio en Cataluña se regula por el Decreto 206-1992.

¿Qué es el libro del edificio?

Es un compendio de documentación, que se realiza al finalizar el proceso de construcción de un edificio, y en el que debe figurar toda la información relativa al edificio, los datos administrativos y jurídicos del edificio, los datos técnicos del mismo e base al proyecto de ejecución, y, también un manual de uso y mantenimiento. Este libro debe ir complementándose en base a todas las incidencias, operaciones de mantenimiento y reparación que se vayan sucediendo a lo largo de la vida útil del edificio. Es por tanto un documento de gran valor para poder conocer una edificación.

¿Qué es el libro del edificio existente?

Existe un vacío legal entre los edificios obligados a pasara la ITE (1960 aprox.) y los obligados a disponer del libro del edificio (1993). Para estos edificios no existe proceso regulado que los obligue a recopilar la información de su estado, las actuaciones que sufren, ni tienen establecido un manual de instrucciones de uso y mantenimiento. Así mismo hay un número de edificios finalizados con posterioridad a 1993 que aunque está legislado, no disponen del libro del edificio y por tanto también carecen de esta recopilación de información.

Esta «desinformación» actúa en contra de nuestros edificios en el momento en que necesiten alguna actuación, ya que como hemos citado al principio el conocimiento del historial de un paciente es básico para su diagnóstico. También es necesario puntualizar que el informe de la ITE, es un documento informativo de mínimos, basado en la inspección visual. Si el técnico que realiza esta inspección dispone de una información actualizada de la finca que complemente la inspección visual podrá ofrecer un informe mucho mas fidedigno y correcto.

Es por todo ello que consideramos de gran valor la elaboración del LIBRO DEL EDIFICIO EXISTENTE como elemento básico de conocimiento que nos ayude a comprender, y por tanto solucionar adecuadamente, los problemas de nuestros edificios y alargar al máximo su vida útil.

¿Que información debe contener un libro del edificio?

Le facilitamos gratuitamente una guía para elaborar el libro del edificio de obra nueva, y una para el edificio existente nueva.

¿Que coste tiene la elaboración del libro del edificio?

El coste de ejecución del libro del edificio dependerá de la dimensión y complejidad de la edificación, así como de la información inicial de la que se disponga. 

Solicite una visita con el arquitecto para que le asesore pulsando aquí

Ir arriba